Informe Trilingue 2020

Informes anteriores

3. Innovación y cooperación universidad-empresa

Las universidades son un agente clave para el desarrollo socioeconómico del territorio. Así, la transferencia de conocimiento, reconocida como la tercera misión universitaria, se convierte en un elemento de desarrollo fundamental, ya que hace posible que el conocimiento generado se transfiera al tejido económico. El fomento de la tercera misión por parte de las universidades mediante el impulso de los procesos de valorización de los resultados de la investigación y la colaboración público-privada en actividades de I+D son un ejemplo del compromiso universitario con la sociedad.

Los principales indicadores disponibles asociados a la transferencia de conocimiento son los relacionados con la protección del conocimiento vía patentes, la creación de empresas de base tecnológica o empresas derivadas y los contratos de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i). Estos indicadores permiten dar visibilidad a una parte importante del esfuerzo que actualmente llevan a cabo las universidades para impulsar la tercera misión.

En el período 2014-2018 se solicitan 447 patentes prioritarias. En los primeros cuatro años, las solicitudes se mantienen estables en torno a un centenar de patentes anuales; pero en el 2018 se produce un fuerte descenso y el número baja hasta 46 por el impacto de la nueva Ley de patentes 24/2015.

En cuanto a las extensiones internacionales de patente por la vía Patent Cooperation Treaty (PCT), que es la habitual, también hay un fuerte descenso en los últimos dos años, de casi el 50% del 2016 al 2017, pero una recuperación en el 2018 con 55 patentes mediante el PCT. Cabe destacar que las extensiones internacionales representan un porcentaje significativo de las solicitudes prioritarias, lo cual indica su calidad.

Respecto a las empresas derivadas, en el 2018 hay 137 activas. El número de empresas derivadas activas experimenta una evolución ascendente en los últimos cinco años; aunque algunas desaparecen, se crean nuevas en un número superior. Este dato pone de manifiesto que las universidades continúan potenciando la creación de empresas de base tecnológica como instrumento de transferencia de conocimiento y de generación de riqueza para el territorio.

Además, hay que tener en cuenta las 96 cátedras universidad-empresa-sociedad contabilizadas en el 2018, vinculadas muchas veces a la investigación, que favorecen asimismo la transferencia de conocimiento. El número de estas cátedras crece ligeramente en estos cinco años y refuerza la apuesta por una colaboración estratégica y duradera entre estas empresas y la universidad.

En este ámbito de la transferencia de conocimiento y de la colaboración universidad-empresa, cabe resaltar que, a partir del 2014, los ingresos de los fondos no competitivos captados por las universidades de la ACUP y sus entes vinculados (institutos de investigación y centros tecnológicos) mantienen una curva ligeramente ascendente, con un importe agregado que en el 2018 es de 91,4 millones de euros. Sobresale especialmente el crecimiento de los entes vinculados, que pasan de tener 15,6 millones de euros en el 2014 a 21,2 en el 2018 y que representan un 23% del importe agregado.

En este informe se introduce por primera vez el análisis de la aportación del sector privado a la financiación de la investigación del sistema universitario público catalán. Se puede observar que un 20,8% de los fondos captados (58,8 millones de euros) provienen del sector privado. En su mayor parte, los fondos privados se adjudican de manera no competitiva y proceden en un 65% de los casos de entidades españolas con ánimo de lucro.