Informe Trilingue 2020

Informes anteriores

Conclusiones

A partir del 2018, y una vez atenuada la crisis económica global, el sistema de universidades públicas catalanas recupera la tendencia positiva en la captación de fondos competitivos estatales y autonómicos, así como de fondos privados no competitivos. En lo que respecta a fondos competitivos europeos e internacionales, se detecta una leve disminución, probablemente a causa de cierto ciclo en la presentación de propuestas. En todo caso, esta fluctuación se puede interpretar como coyuntural o transitoria, dado que actualmente la mencionada tendencia ya se está corrigiendo de manera muy significativa.

Al margen de pequeñas variaciones, en línea con el capítulo 1, cabe afirmar que Cataluña mantiene una situación destacada en el contexto europeo y español, tanto desde la perspectiva del programa marco H2020 como por lo que se refiere a los programas del European Research Council. Así lo demuestran las datos, que también indican el importante papel de las universidades públicas catalanas en el ámbito de la captación de recursos, tanto estatales como internacionales, pues en definitiva son un actor relevante y el garante de la buena posición de Cataluña en la actividad de I+i.

Según lo mostrado en el capítulo 2, la producción científica de las universidades públicas catalanas lidera la producción generada por las instituciones catalanas y españolas que se dedican a la investigación. Esta producción, ponderada según la población y la riqueza generada (PIB), sitúa el sistema de investigación catalán en una posición internacional muy avanzada, al tiempo que el gran impacto de las publicaciones también es muy significativo. Esta realidad atrae a jóvenes investigadores extranjeros que, cada vez más, deciden elegir las universidades públicas catalanas para su formación doctoral en todos los ámbitos del conocimiento.

Como hemos comentado anteriormente, el presente informe demuestra que las universidades son un agente clave para el desarrollo socioeconómico del territorio y que el fomento de la tercera misión es uno de sus objetivos fundamentales. Podemos concluir que el impulso de los procesos de valorización de los resultados de la investigación y la colaboración público-privada, así como la creciente creación de empresas de base tecnológica, las solicitudes de patentes y el incremento de cátedras universidad-empresa- sociedad, son claros ejemplos de este compromiso social y económico con el entorno. El capítulo 3 muestra toda una serie de datos y da visibilidad al esfuerzo que las universidades públicas catalanas llevan a cabo actualmente para impulsar la tercera misión.

En definitiva, el informe revela que los resultados del sistema catalán de investigación e innovación, y en especial la significativa aportación que hacen las universidades, consolidan y confirman la tendencia al alza de nuestros centros universitarios, tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo.

Sin embargo, queda camino por recorrer. Los índices de innovación son susceptibles de mejora si se comparan con los de otras economías europeas similares. Hace falta un esfuerzo incremental para acercar a universidades y empresas y para que estas acaben disfrutando de la formación, el conocimiento y la creatividad de los nuevos doctores formados en las universidades, lo que se debe traducir en innovación. Por otro lado, la finalización del programa marco H2020 y el inicio del nuevo programa Horizonte Europa ha de brindar la oportunidad de incrementar la captación de recursos por parte del conjunto de las universidades públicas y de mejorar el porcentaje actual del 25% con relación al total de recursos de H2020 en Cataluña. Creemos que el impulso de unidades de apoyo profesionalizado para preparar propuestas internacionales puede suponer una mejora significativa y llena de éxito.